21 czerwca 2021
Noticias 15 grudnia 2020 0

Chimenea y gastos conexos

Durante mucho tiempo, la chimenea no ha sido vista sólo como una fuente de calor. Hoy en día, es también un elemento de diseño interior, caracterizado por el hecho de que las habitaciones ganan una atmósfera única gracias a él. Lo apreciamos especialmente durante las largas tardes de invierno, aunque la chimenea puede disfrutar y deleitarnos sin importar la estación.

Un bio-chimenea y su especificidad

Una bio-chimenea es un tipo específico de chimenea. No utiliza el combustible clásico, sino un combustible inodoro y sin humo, ya sea en forma de gel o líquido. Esta solución permite que una bio-chimenea aparezca también en una habitación que no cumple con ciertas normas. Es más, no hay necesidad de un conducto de humo, a través del cual, en diversas situaciones, los humos serán descargados de las chimeneas clásicas. Por lo tanto, si nos decidimos por un bio-chimenea, debemos asegurarnos primero de que la habitación en la que se va a ubicar esté debidamente ventilada.

Un bio-chimenea y su ejecución

Una bio-chimenea puede estar hecha de muchos materiales diferentes, así que podemos mencionar, entre otros, el acero inoxidable, el vidrio, la piedra, el hormigón y el MDF. En el mercado también se pueden encontrar biocombustibles de aluminio, pero no son muy populares tanto por razones estéticas como por el bajo nivel de seguridad que garantizan. La carcasa de un bio-chimenea no entra en contacto directo con el horno, pero debe ser resistente a los efectos nocivos de la alta temperatura. La construcción en sí misma también debería ser estable y segura. La chimenea suele ser de acero inoxidable. Hoy en día la norma es su construcción de dos capas, que minimiza el riesgo de fuga de combustible. Uno de sus elementos característicos es también un deslizador, gracias al cual se puede ajustar la altura de las llamas.

Eligiendo un bio-chimenea - ¿a qué prestar atención?

Al igual que en el caso de otros aparatos, al elegir una chimenea, la calidad de su elaboración y los materiales utilizados durante la construcción deben ser de importancia clave para nosotros. Por supuesto, guiados sólo por el precio, nos encontraremos con un producto realmente barato, pero lo más probable es que también sea peligroso. Como resultado, será difícil contar con el hecho de que nos dará no una experiencia agradable, sino muchos momentos de nerviosismo. Antes de comprar, también hay que decidir si nos gusta más la chimenea móvil o su versión de pared. Un factor que no puede ser ignorado es también el tipo de combustible quemado por el bio-chimenea. Hoy en día, no hay escasez de modelos creados para el uso de insertos de gel ya preparados, pero también hay modelos que tienen una chimenea para ser llenada con combustible líquido en un tanque más grande. En los biocombustibles también podemos encontrar un tanque instalado permanentemente para el aceite esencial.

Combustible para una bio-chimenea

No importa el combustible que elija para su bio-chimenea, asegurémonos de que tenga un certificado emitido por el Instituto Nacional de Higiene. El combustible sin el certificado puede resultar peligroso, y no debemos sorprendernos por su desagradable olor. La elección del combustible también depende del tipo de biocombustible con el que estamos tratando. Puede tratarse de cartuchos con una porción de gel, grandes tanques, así como combustible líquido conocido como bioetanol. Si decidimos usar geles de alta calidad, podemos contar con una llama de alto color amarillo-naranja cuando fumamos. El sonido de la madera que viene de la bio-chimenea también es interesante. El bioetanol es muy popular principalmente porque es respetuoso con el medio ambiente. Se produce a base de alcohol y las materias primas utilizadas para este fin son de origen vegetal. Cuando se quema, no se mencionan los gases de escape o las cenizas.

Comentarios (0)

Deje un comentario